El número 72 de la calle Lagasca ha sido el escenario escogido por BROWNIE para presentar su inédita campaña de otoño-invierno 2014-15. Esta localización, ubicada en el elegante barrio de Salamanca, supuso la primera apertura de la firma en la ciudad de Madrid, marcando favorablemente su evolución a nivel nacional.

La imagen de la campaña otoño-invierno está protagonizada por la modelo y presentadora Alba Carrillo, una belleza inocente y sofisticada que encarna a la perfección la dulzura y delicadeza de BROWNIE.

Las imágenes y la nueva colección desprenden un halo campestre, romántico y natural con reminiscencia vintage. Los labrantíos del Empordà envuelven a Alba Carrillo en una estética pura y rural en la que el posado de la modelo es aguardado por un lago recóndito y un salvaje paisaje forestal.

Este paisajismo habla por sí sólo de los fundadores de BROWNIE, Juan Morera y Mercedes Ortega, quienes cayeron rendidos al encanto de esta zona hace décadas. Ambos están profundamente arraigados a su naturaleza, la misma que impregna el ambiente rústico de sus puntos de venta.

La nueva colección supone la perpetuación de esta magia y se traduce en prendas vaporosas tipo sport, estilo que ha definido BROWNIE desde sus inicios. El folk, los terracota, el chic alpino, las piezas sastre de corte masculino y la sutilidad aplicada en estampados femeninos destacan en el otoño-invierno de la firma.

También lo hace el empleo del tricot y guiños sutiles a la cultura azteca y al etnicismo. La esencia personificada de BROWNIE, Alba Carrillo, ha protagonizado la presentación oficial junto a la Familia Morera Ortega. Ésta ha sido su primera exposición después de haber anunciado el esperado compromiso de matrimonio con el tenista Feliciano López.